lunes, 20 de julio de 2009

Un Hombre llamado Jack Bauer

Este es un extracto de la publicación "24 – Preparando el Séptimo Día (Parte 1)" de Cnel-kano. Espero que les guste y opinen que tal les parece.

Un Hombre llamado Jack Bauer

Creo que las dos características principales que diferenciaron a “24” del resto de las propuestas parecidas dentro de una misma temática, fueron el tratamiento de la acción y sus personajes y la forma de mostrarlos.

La acción en tiempo real fue un recurso novedoso que además de aportar sintonía entre personajes y espectador, introdujo una variante desconocida hasta entonces: la ansiedad sostenida.

24” introdujo al espectador en una novedosa y tortuosa forma de “ver” las series: dejamos de estar sentados frente al televisor para ir, cámara al hombro, tras el protagonista, mirando a través del punto de mira de su arma, sintiendo la agitación de la respiración que no encuentra su ritmo y esperando que de cualquier recoveco aparezca un enemigo o un disparo suene junto a nuestras cabezas.

Si bien he criticado este recurso en otros ámbitos de este blog, creo que queda claro que lo criticable no es la técnica sino su abuso y su mal uso. Aclarado esto, seguimos corriendo.

La acción no tiene pausa, los diálogos son justos y necesarios, las órdenes se ladran y el movimiento amenaza con marearnos. No hay lugar para pensar mucho, solo lo necesario para darnos cuenta que seguimos la ilación de una historia sólida, bien contada, con pocas o ninguna fisura y sobre todo identificándonos con quienes lidian con el problema a resolver: no siempre consiguen lo que necesitan, como nosotros en la vida diaria.


La serie se mete en la vida de un agente del gobierno de los Estados Unidos enrolado en una Unidad Anti Terrorista . La particularidad: cada caso que nos muestra, corresponde a una crisis que deberá ser resuelta a lo largo de veinticuatro horas de tiempo real. Solo un día en la vida de este hombre; no más. Un día. Que puede ser el último a cada momento.


A lo largo de las seis temporadas que ya se han visto, mas una séptima que arrancó el 11 de enero en USA y se abre aquí en Argentina el próximo 9 de febrero, hemos podido ir armando la vida de este personaje y de los que lo secundan y rodean; así pudimos ir juntando retazos de historia que nos permite saber quienes son, que hacen, de donde vienen, cómo piensan, que sienten y por sobre todas las cosas qué es lo que los empuja hacia delante.


Jack Bauer es el agente en cuestión con un historial poco menos que impresionante en sus espaldas. A diferencia del dossier que se muestra hoy día en la red, he tenido oportunidad de leer otro mejor armado y más detallado meses atrás. De lo que recuerdo, el bueno de Jack es graduado universitario, tiene dos posgrados de especialización y un historial militar que lo llevó a distintos lugares del mundo como parte de la Fuerza Delta , un cuerpo de elite dentro de la milicia estadounidense dedicado puntualmente a funcionar como fuerza de choque anti terrorista.



No es extraño que luego de cumplir un tiempo de servicio allí, se coloque a Bauer al frente de la UAT o CTU , por sus siglas en ingles Counter Terrorism Unit, como líder de un equipo de gente dedicado a detectar y neutralizar amenazas que atenten contra la seguridad nacional, principalmente en suelo estadounidense.


La serie se puede abordar desde cualquiera de sus temporadas, aunque es obvio que hacerlo en forma ordenada proveerá de mejor información para entender donde está parado hoy Jack Bauer.


Si se quiere empezar a definirlo, creo que una buena manera de hacerlo es diciendo que este sacrificado funcionario gubernamental es, básicamente, un perdedor y un anti héroe.


A lo largo de los años de servicio que la serie nos muestra, Bauer ha perdido a su familia como consecuencia directa de su trabajo. Se vio obligado a convertirse en drogadicto, fue y volvió del olvido varias veces, lo golpearon, lo torturaron, lo secuestraron, lo forzaron a matar a propios y ajenos, le negaron sistemáticamente la posibilidad de rehacer su vida desde lo sentimental, lo arrastraron a una prisión extranjera donde lo olvidaron durante casi dos años y de donde terminaron trayéndolo para canjear su vida a cambio de que un enajenado mental deje de volar autobuses llenos de gente en distintas ciudades norteamericanas.


Tuvo que fraguar su propia muerte (curiosamente para seguir vivo) de la que tuvo que volver presionado por circunstancias extremas y por lo que después pagó luego un precio altísimo ¿se le puede pedir algo más a este despojo humano? Sí. El deber siempre pide más y expande los límites.


Por todo esto puede afirmarse que Bauer no es el prototipo antiguo del héroe que tiene el camino allanado y que hace que el malo de turno transpire la camiseta para lograr su objetivo. Nada que ver. Acá el que siempre paga con sangre, literalmente, cada paso que lo acerca a la solución de la crisis es él mismo. Ni siquiera se permitió el lujo de tener sexo en todo el tiempo que compartimos con él, en estos seis días de su ajetreada vida.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios son importantes, deja el tuyo !!

Related Posts with Thumbnails
 
Ir Arriba